Si, aunque los medios nos quieran hacer creer que todo va como la mona, que los pobres son más pobres y los ricos más ricos, que cada vez hay más guerras y que nos hablen de tantas muertes por catástrofes naturales o caídas de aviones, lo cierto es que cada año la humanidad va avanzando hacia un futuro más positivo.

Sabes, muchos de estas mejoras se deben a los activistas. Que aunque a veces exageran el padecimiento de sus causas, nos han hecho tomar conciencia sobre muchos temas que nos afectan y han ayudado a que vayamos sacando una mejor versión de nosotros.

Admiramos la valentía de alguien como Greta Thunberg, por ejemplo, que está movilizando a estudiantes de todo el mundo para luchar por su futuro.

Voy a darte algunas cifras para que veas a lo que me refiero:

  • La mortalidad infantil en el 1800 era del 44% y hoy en día es del 4%.
  • Desde el 1950 a hoy el trabajo infantil bajo del 28% al 10%.
  • La naturaleza está ahora protegida en un 14.7% mientras que en el 1900 lo era en un 0.03%.
  • Hay casi 88.000 especies de animales monitorizadas en comparación a las 34 en el año 1959.

Anda que si no hemos mejorado en planes de prevención, leyes y conciencia. Y hay muchísimos aspectos más que han mejorado en el mundo. En general todas las cifras van teniendo una curva positiva por más lenta que sea. ¡Si hasta de a poco vamos erradicando la pobreza extrema en el mundo! Vamos por buen camino.

Pero la cuestión es que aunque que el mundo esté mejor, no significa que esté del todo bien.

El informe más reciente sobre el cambio climático emitido el pasado 1 de octubre de 2018 por el panel científico de las Naciones Unidas nos alerta una vez más sobre las consecuencias inmediatas del cambio climático. La tierra tiene recursos limitados que necesitamos cuidar si queremos vivir todos bien. Y todos significa los 7 millones que somos ahora y los 12 millones que seremos en el 2100.

Las acciones que tomemos en la próxima década son decisivas.

Hablemos de Europa, que es donde vivimos. El sector de la agricultura se ha excedido los límites de emisión de gases de efecto invernadero. Y la industria ganadera utiliza casi el 80% de las tierras cultivables para el alimento de animales de producción, aunque los europeos ya comemos más del doble de carne recomendada.

Y en España en particular: aquí gastamos una media de 2.461 metros cúbicos de agua al año por persona, mientras que un chino consume 1.071 metros cúbicos. Y nombro a China porque como país se dice que es uno de los 3 mayores consumidores… pero es que ¡ellos son más que nosotros!.

Esta forma de vivir no es sostenible.

  • La carne y la leche son dos de los productos que más agua necesitan.
  • La ganadería vacuna y ovina son las responsables de casi una cuarta parte de todas las emisiones de metano, un potente gas de efecto invernadero.

Si reducimos nuestro consumo de carne y lácteos estaremos ayudando a que todos los seres humanos tengamos una mejor calidad de vida.

Cambiar hábitos no es fácil, lo sé. Pero nuestro planeta vale la pena un esfuerzo, ¿no te parece?


Desde Pachamama Table pensamos recetas sin carne ni lácteos (veganas) por ti y hasta te hacemos la compra y te la llevamos a domicilio. Además, como los ingredientes están medidos y pesados, no desperdiciamos comida.

Si vives en Barcelona y quieres cocinar éstos deliciosos platos la semana próxima, haz tu pedido aquí.

Las acciones que tomemos en la próxima década son decisivas.